Temas

El acrónimo IVE está metido en el consciente argentino como lo peor que ha ocurrido en el siglo 21 a nuestra patria. Este nuevo proyecto de ley propone la creación de una ley totalitaria y sin precedentes en la historia de la República Argentina. Acá ofrecemos un resumen de los puntos más graves del proyecto de ley.

Los elementos más graves del proyecto de ley Interrupción Voluntaria del Embarazo son los siguientes:

  1. El aborto como derecho humano (art. 1). Toda ley se interpretaría desde una perspectiva de “derechos”. Una vez que se declare este “derecho”, Argentina estará más “avanzada” que incluso Canadá o los Estados Unidos. En Canadá, país donde el aborto no conoce límites, nunca se llegó al extremo de declarar al aborto como un” derecho humano” incluido en la Carta de Derechos Humanos (en el caso 1988 R v Morgentaler arguyó que leyes restrictivas solo iban contra la salud psicológica de la mujer). En los Estados Unidos el derecho el aborto fue considerado bajo el derecho a la “privacidad”, no como derecho al aborto (Roe v Wade).
  2. El derecho al aborto se extiende a toda mujer, más allá de su nacionalidad y condición de tránsito, residencia o ciudadanía. Es decir, Argentina se va a convertir en un lugar de “turismo abortero” y más, ya que los abortos serán “gratuitos” para el visitante y muy caros para el contribuyente, que con sus impuestos estará subvencionando esta actividad inhumana. Es más, el art. 6 exige que haya un traductor presente cuando la mujer no hable el español.
  3. El art. 1 habla de un límite hasta la semana 14 para realizarse el aborto, pero el art. 4 afirma que no hay límites para un aborto si la causa es un embarazo por violación o si está en riesgo la vida de la persona gestante o su “salud integral”. Este último término es peligroso porque hace referencia al bienestar, de tal manera que hasta un malestar cualquiera va a ser causal de aborto sin límite de semanas, es decir, durante los 9 meses del embarazo se puede acceder al aborto…
  4. Una vez que la mujer se presenta en un centro médico, el aborto debe realizarse en un plazo máximo de 5 días, por un profesional de la salud y sin autorización judicial.
  5. No hay necesidad de tener el consentimiento de los padres para una menor de 13 años si los padres están ausentes al llegar la niña y tampoco se requiere autorización judicial. Para mayores de 14 años no hace falta el consentimiento de los padres, ya que “se presume que cuenta con aptitud y madurez suficiente para decidir la práctica y prestar el debido consentimiento” (art. 9). Esto es gravísimo porque terminará protegiendo a violadores y proxenetas, como de hecho ha pasado con Planned Parenthood en los Estados Unidos donde se descubrió que realizaban abortos a niñas que eran prostituidas. ¿Y qué pasa si una menor de edad menor de 13 años quiere hacerse un aborto y los padres no quieren? “El/la profesional interviniente deberá decidir”. Además, un menor de 18 años en general no está capacitado neurológicamente para tomar tremenda decisión, ya que el cerebro no se ha terminado de formar, especialmente en relación a las decisiones más importantes que se deben tomar.
  6. En ningún momento se menciona el disuadir a la persona por cuestionas médicas. En cambio, se menciona que ya en la primera cita el médico debe informar sobre los distintos métodos para abortar y en ningún caso puede contener “consideraciones personales o religiosas” (art. 6). Es decir, ni siquiera se puede compartir la experiencia que uno pueda tener como profesional con relación a mujeres que abortaron y las graves consecuencias fisiológicas y psicológicas.
  7. Todo agente y organización que brinde servicios médico-asistenciales a las personas afiliadas o beneficiarias deben incorporar la cobertura integral y gratuita del aborto. Esto viola la libertad de religión y de conciencia de muchas instituciones que por su propio carácter religioso y/o principios no aceptan el aborto. Esto es similar al Mandato del HHS en USA (llamado Obamacare) que obligó a universidades, escuelas y otras instituciones religiosas a pagar el aborto de los empleados si estos quisiesen acceder a uno y cuyo caso terminó en la Corte Suprema (Zubik v. Burwell, 578 U.S., 2016).
  8. El proyecto no solo hace referencia al “derecho al aborto”, sino también a nuevos derechos basados en ideología de género: “los derechos sexuales y reproductivos”, la “diversidad corporal”, la “identidad de género”, la “diversidad étnico cultural”. Y lo que desconcierta es que se habla del “derecho a la vida”. ¿La vida de quién?
  9. Se niega el criterio biológico para definir a la mujer según la función reproductiva y en cambio afirma que hay “identidades con capacidad de gestar” (art. 1). ¡No! La única que puede gestar es la mujer, y el ser hombre o mujer no es algo que cae bajo la libre elección, sino que es impuesto por la naturaleza.
  10. Definiciones ideológicas: al aborto se lo llama “interrupción voluntaria” y mujer es equivalente a una “identidad con capacidad de gestar”. ¿Pero si uno se identifica como mujer y no tiene dicha capacidad? Contradicciones de la ideología de género.
  11. Dentro de esta ley se introduce nuevamente la ESI como medio de adoctrinamiento con respecto al “derecho al aborto”. Debe enseñarse en todos los niveles educativos (es decir, a partir de los 45 días de edad) e incluso en instituciones privadas (art. 12), en clara violación de la libertad de conciencia y de religión de la institución y el personal docente.
  12. La ley ordena que la ESI sea con “perspectiva de género y diversidad sexual” y que todos los docentes sean adoctrinados al respecto (art. 12).
  13. Modificación del código penal, de tal manera que el art. 85 solo castiga a quien haga un aborto sin consentimiento de la paciente (art. 13). Además, se castiga a quien “dilatare injustificadamente, obstaculizare o se negare a practicar un aborto” (art. 14). Esto muestra una vez más que el veredicto contra el Dr. Rodríguez Lastra no tiene sustento, ya que se lo juzga por una ley que no existe y que no será más que proyecto dentro de unas horas. Con respecto al art. 86, el aborto no será más delito y si entra dentro de los causales (violación o salud integral de la madre), no hay límites en su realización, es decir, hasta los 9 meses (art. 15). También se modifica el art. 87, por el cual ninguna mujer que se cause un aborto será penada, sin límites temporales del embarazo. Es decir que, si incluso una mujer se procura un aborto momentos antes de dar a luz (con una inyección salina en el cerebro del bebé, por ejemplo), “en ningún caso será penada” (art. 17).

Es hora de salir nuevamente a las calles, esto no debe ocurrir de ninguna manera en la Argentina.

Fuente: Pablo Muñoz Iturrieta

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Cuidar La Vida para agregar comentarios!

Únete Cuidar La Vida

Comentarios

This reply was deleted.