En esta sección "VIDEOS" podrás buscar y difundir los vídeos que brindamos sino también subir tus vídeos (+Agregar vídeo) y de Youtube a favor de la Vida.

Discurso PROVIDA (Hna. Deirdre Byrne) en Washington

Ubicación: Washington DC
Vistas: 102
Conseguir un codigo de inserción

Buena noches.

Soy la Hermana Deirdre Byrne, y pertenezco a la Comunidad de las Pequeñas Trabajadoras de los Sagrados Corazones de Jesús y María. El pasado 4 de julio, tuve el honor de ser una de los invitadas del presidente en su celebración “Salute to America”.

Debo confesar que recientemente oré mientras estaba en la capilla, rogando a Dios que me permitiera ser una voz, un instrumento para la vida humana. Y ahora aquí estoy, hablando en la Convención Nacional Republicana. Supongo que será mejor que tengan cuidado con lo que piden al rezar.

Mi viaje a la vida religiosa no fue una ruta tradicional, si es que existe. En 1978, como estudiante de medicina en la Universidad de Georgetown, me uní al Ejército para ayudar a pagar la matrícula y terminé dedicándome 29 años al ejército, trabajando como médico y cirujano en lugares como Afganistán y la península del Sinaí en Egipto. Después de mucha oración y contemplación, ingresé a mi orden religiosa en 2002, trabajando para servir a los pobres y enfermos en Haití, Sudán, Kenia, Irak y en Washington, DC.

La humildad es la base de nuestra orden, lo que hace que sea muy difícil hablar de mí. Pero puedo hablar sobre mi experiencia trabajando para aquellos que huyen de países empobrecidos y devastados por la guerra en todo el mundo. Todos esos refugiados comparten una experiencia común. Todos han sido marginados, considerados insignificantes, impotentes y sin voz. Y aunque tendemos a pensar que los marginados viven más allá de nuestras fronteras, la verdad es que el grupo marginado más grande del mundo se puede encontrar aquí en los Estados Unidos. Son los no nacidos.

Como cristianos, conocimos a Jesús por primera vez como un embrión conmovedor en el útero de una madre soltera y lo vimos nacer nueve meses después en la pobreza de un pesebre. No es coincidencia que Jesús defendió lo que era justo y finalmente fue crucificado porque lo que dijo no era políticamente correcto ni estaba de moda. Como seguidores de Cristo, estamos llamados a defender la vida en contra de lo políticamente correcto o de la moda de hoy. Debemos luchar contra una agenda legislativa que apoya e incluso celebra la destrucción de la vida en el útero.

Tengan en cuenta que las leyes que creamos definen cómo vemos nuestra humanidad. Debemos preguntarnos: ¿Qué estamos diciendo cuando nos metemos en un útero y apagamos una vida inocente, impotente y sin voz? Como médico, puedo decir sin dudarlo: la vida comienza en la concepción. Si bien lo que tengo que decir puede ser difícil de escuchar para algunos, lo digo porque no solo soy pro-vida, soy pro-vida eterna. Quiero que todos acabemos juntos en el cielo algún día. Lo que me lleva a por qué estoy aquí hoy.

Donald Trump es el presidente más pro-vida que ha tenido esta nación, defendiendo la vida en todas las etapas. Su creencia en la santidad de la vida trasciende la política. El presidente Trump se enfrentará al binomio Biden-Harris, que es la fórmula presidencial más anti-vida de la historia, incluso apoyando los horrores del aborto tardío y el infanticidio. Gracias a su valentía y convicción, el presidente Trump se ha ganado el apoyo de la comunidad pro-vida de Estados Unidos. Además, tiene grupos religiosos de todo el país apoyándolo. Nos encontrarán aquí con nuestra arma preferida, el Rosario.

Gracias, señor presidente, todos estamos orando por usted.

¡Tienes que ser miembro de Cuidar La Vida para agregar comentarios!

Únete Cuidar La Vida

Comentarios

This reply was deleted.
Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –